El vinagre de los cuadro ladrones


Su origen se remonta al año 1720 cuando la peste negra mataba a una persona de cada tres en el que fue el último gran rebrote de esta enfermedad en Europa. En Toulouse y Marsella (Francia) actuaban cuatro ladrones que se dedicaban a robarle sus pertenencias a los enfermos y muertos por esta enfermedad. A pesar de ser un virus altamente contagioso y de estar en contacto con él de manera constante, estos ladrones nunca contrajeron la peste que asolaba el continente.





Finalmente fueron arrestados y condenados a muerte, pena que consiguieron intercambiar con las autoridades por el secreto que habían estado guardando para poder delinquir sin caer enfermos. Se trataba de un vinagre elaborado con diferentes hierbas con el que impregnaban una especie de mascarilla de protección usada en la época y con el que se desinfectaban el cuerpo e incluso hacían gárgaras tras sus fechorías.


Es por este motivo que fue bautizado con el nombre de “Vinagre de los 4 ladrones”, aunque algunas versiones de la historia cuentan que en realidad eran 7.


A día de hoy es difícil saber a ciencia cierta cuál de todas las recetas que se atribuyen a esta leyenda es la original. Hemos querido compartir la que nos da mejor resultado y creemos, es más fiel a la receta original.



LA RECETA


En una jarra de cristal previamente esterilizada (para ello puedes ponerla en agua hirviendo durante 10 o 15 minutos y después secar perfectamente bien antes de su uso) se añadirán los siguientes ingredientes:


- Romero (1 cucharadita)

- Lavanda (1 cucharadita)

- Tomillo (1 cucharadita)

- Salvia (1 cucharadita)

- Ajenjo (2 cucharaditas)

- Tres dientes de ajo

- Tres hojas de laurel

- Dos tazas y media de vinagre de sidra.


Las hierbas deben estar secas. En la jarra previamente esterilizada y seca se añade primero el vinagre y después el resto de ingredientes, sin importar en qué orden lo hagamos. Después se tapa la jarra y se deja en un lugar oscuro a una temperatura ambiente media (ni demasiado fría ni demasiado cálida) durante 10 días. Una vez al día muévelo y pasado este tiempo, solamente tendrás que filtrarlo. Ya estará listo para su uso.


ATENCIÓN, NO SE DEBE USAR PARA EL CONSUMO NI TAMPOCO EN LA PIEL, OJOS, ETC.


USOS Y CUALIDADES


Este magnífico cóctel de hierbas posee muchísimas propiedades y cualidades. Es bactericida, fungicida, antiséptico y además tiene propiedades antibióticas. Te recordamos que no se puede ingerir ni tampoco usarlo en la piel.


En el mundo de la magia y el esoterismo es además muy valorado por su efectividad para limpiar energéticamente tanto a personas como espacios físicos. En limpieza para personas podemos llenar un difusor con unas gotas de este vinagre y pulverizarlo a un metro de la persona sino que la mezcla entre en los ojos. Se puede echar un poco de este vinagre, una vez filtrado, en una cubeta con agua y friegasuelos para limpiar el suelo, o mojar un paño para pasarlo por nuestro espacio de trabajo. También muy útil para hechizos o trabajos de destierro, expulsión o exorcismo, sobre todo si lo utilizamos cuando la luna está en su fase menguante o en Luna nueva. Por ejemplo, podemos ungir una vela negra con este vinagre para convertirla en una eficaz neutralizadora de malas energías.


Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 by Álvaro Martín and María Torrente