Cómo vestir velas para que cumplan tus propósitos

Actualizado: 5 de sep de 2020

El trabajo con velas es muy común en casi todas las disciplinas mágicas. Prender una vela con un propósito -siempre usando una cerilla- es ya en sí un acto mágico. La llama representa esa energía necesaria para que se produzca el propósito. El color también es importante, pues existe una gama para cada cosa que queramos conseguir. Si todo lo que hacemos rema en la misma dirección será más fácil conseguir nuestros deseos. Por eso es también importante cómo vestimos o ungimos nuestras velas, aportándoles un poder extra.


Cada vez que conseguimos una vela, sea del tipo que sea e independientemente de qué ritual vayamos a efectuar con ella, tenemos que purificarla antes de comenzar a vestirla. Las velas, como cualquier otro objeto que cae en nuestras manos, han pasado antes por infinidad de ambientes y de personas con distinta energía y vibración, quedando impregnadas de todo ello, lo que hace necesario su limpieza energética.





para ello se pueden utilizar distintas técnicas, todas ellas muy sencillas. Se trata de que elijas la que te resulte más cómoda o se ajuste más a tus gustos. Podrás usar los siguientes elementos:


Agua: debajo del chorro de agua corriente fresca.


Aire: Si es un día ventoso puedes directamente, utilizar el viento para limpiar tu vela. La sacas al exterior y la levantas en tu mano dejando que el viento haga la limpieza, o si prefieres hacerlo con un sahumerio, enciendes uno de tu agrado. Puede ser una varita de incienso que hayas comprado o un atillo de hierbas de tu elección, preferiblemente que tengan propiedades adecuadas para este fin.


Tierra: Puedes utilizar la tierra de una maceta para enterrar la vela que quieres purificar o enterrarla en la naturaleza, directamente en el suelo si tienes la posibilidad de hacerlo. Bastará con que permanezca allí una noche completa. Si prefieres utilizar algo más sencillo pero que tenga que ver con el elemento tierra, puedes optar por la sal marina ecológica. Es importante que no utilices sal de mesa común porque no sería efectiva.


Sea cual sea la técnica que elijas, has de visualizar cómo la vela se va limpiando de toda energía negativa. Visualiza cómo un humo negro es expulsado de la vela mientras una luz blanca o dorada la invade por completo este objeto que más tarde podrás ungir y utilizar para tus rituales.


¿Cómo ungir o vestir una vela?


Para ello necesitarás un aceite esencial de la planta que sea acorde a la función que tendrá

que desarrollar la vela en el ritual en que vas a utilizarla más tarde, aunque en realidad puedes utilizar una vela ungida sin necesidad de hacer un ritual complicado, simplemente ungirla con un aceite esencial y encenderla con un propósito concreto.


Para ello deberás mojar tu dedo índice de la mano dominante ( es la mano con la que escribes) en el aceite que hayas elegido, y pasarlo por la vela hasta que quede completamente impregnada por él. Dependiendo de con qué propósito vayas a encender la vela, la forma de ungirla varía:


  • Si quieres atraer algo que deseas tener en tu vida:


En este caso mojarás el dedo índice de tu mano dominante (la mano con la que escribes) en el aceite de tu elección y comenzarás a impregnar la vela desde la mecha hasta la base. Lo harás en línea recta hasta la base y cuando llegues a la base debes girar la vela en el sentido de las agujas del reloj para comenzar de nuevo desde la mecha a impregnar la vela por la parte que aún esté seca. Repetirás hasta que toda ella esté cubierta de aceite.


  • Si quieres alejar de tu vida algo que te está molestando:


En este caso impregnarás el dedo índice de tu mano dominante (ya sabes que es la mano con la que escribes) en el aceite esencial que hayas elegido para tu cometido y comenzarás a ungir la vela en línea recta comenzando desde la base hasta llegar a la mecha. Cuando llegues a la mecha debes girar la vela en sentido de las agujas del reloj y repetirás el proceso nuevamente las veces que sean necesarias para que la vela quede completamente impregnada en el aceite.


En ambos casos es muy recomendable que cuando estés en el proceso de ungir la vela pronuncies en voz alta, con fe y convicción plena en lo que estás haciendo, algún tipo de frase que deje clara la intención que tiene todo lo que estás realizando, por ejemplo puedes decir:


Consagro esta vela para que sea efectiva y favorable al propósito que en ella deposito ahora. Que así sea porque así es. Que así sea porque así es. Que así sea porque así es.

Una vez realizado este proceso la vela estará lista para que la utilices en un ritual mágico o para que, simplemente la enciendas y dejes que se consuma hasta el final.


Por favor, ten mucha precaución siempre que trabajes con fuego. Es muy importante que nunca, bajo ningún concepto, pierdas de vista la vela una vez encendida. Si tienes que salir de casa o irte a dormir y no ha dado tiempo a que se consuma por completo, puedes dejarla en un lugar seguro, por ejemplo, dentro de la bañera teniendo mucha precaución para que nada pueda prenderse a su alrededor (cortinas de ducha, toallas, productos de baño inflamables, etc…) Por supuesto, jamás dejes a un menor sin supervisión cerca del fuego o, en caso de que seas menor de edad, por favor, pide la ayuda de una persona adulta para manipular fuego, es muy peligroso.






28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 by Álvaro Martín and María Torrente